Playa

La playa del Parque Nacional de Doñana, con 28 kilómetros de longitud, es una de las costas vírgenes más amplias de Europa, con unos 35 Km. entre la población de Matalascañas y la desembocadura del Guadalquivir. Las playas de Doñana presentan un intenso dinamismo, modificándose constantemente su perfil debido a las progresiones y regresiones marinas en el transcurso de los siglos. Testimonio de ello son las tres torres almenaras del s. XVI que se encuentran a lo largo de esta costa, actualmente refugio de halcones peregrinos.

Los vientos de componente suroeste originan el transporte incesante de arenas sobre las playas del Parque Nacional, trasladadas posteriormente al interior formando los trenes de dunas móviles.

Sobre la playa, refugio de miles de aves costeras, se acumulan restos de especies marinas como crustáceos y peces.

En la zona de contacto entre el límite superior de la pleamar y las dunas embrionarias, se suele depositar material arrastrado por las mareas y las crecidas del Guadalquivir. En esta zona se asienta una vegetación colonizadora que se atreve con arenas jóvenes e inestables y el espray salino procedente del mar. Entre esas plantas destacan la oruga de mar (Cakile marítima), la viborera (Equium gaditanum), la lechetrezna de mar (Euphorbia paralias), el cardo marítimo (Eryngium maritimum) y la azucena o nardo marino (Pancratium maritimum) que conviven con diversas especies de escarabajos ( Pimelia sp), tijeretas de arena y lagartijas colilarga.

Entre los habitantes habituales de la playa cabe mencionar los considerables bandos de gaviota patiamarilla entre los que se mezclan ejemplares de gaviota sombría, la hasta hace poco bastante rara gaviota de audouin, charranes patinegros, charrancitos y ostreros. Tampoco es nada raro ver corretear en el ir y venir de las olas a los correlimos tridáctilos y un poco más tierra adentro a los chorlitejos patinegros.

Como dato curioso se puede mencionar la presencia, en muchas ocasiones, tanto de zorros como de jabalíes en la playa. Los primeros patrullando la orilla en busca de algún cadáver que el mar deje en la orilla. Los segundos aparecen sobretodo cuando ha habido una marea que ha dejado muchas almejas en la playa o cuando vienen a comerse los brotes de las cañas que fueron depositadas en la playa unos días después de una riada o un temporal.

¿Qué especies podemos encontrar en las playas de Doñana?

FLORA

Barrón (Ammophila arenaria)

Esta planta junto con otros elementos, pueden provocar la creación de dunas que en un futuro se muevan por la acción del viento.

Nardo marino (Pancratium maritimum)

Esta planta se encuentra en los arenales de la costa, a pleno sol, y tolera bien los períodos prolongados de sequía.

Viborera (Echium vulgare)

Florece desde principios de primavera hasta pleno verano. Los ramilletes florales se resuelven de una manera que recuerda a una culebra enroscada.

Oruga de mar (Echium vulgare)

Es una planta anual que crece en macizos o en los montículos de arena en las playas y dunas.

FAUNA

Chorlitejo patinegro (Charadrius alexandrinus)

Limícola pequeño y muy nervioso. Pone sus huevos en la playa lo que provoca que haya que tener mucho cuidado con la limpieza de las mismas.

Ostrero euroasiático (Haematopus ostralegus)

Grandes especialistas en alimentarse de nuestras famosas coquinas. Las abren sin dificultad. Podrías encontrarte alguno más blanco de lo habitual.

Correlimo tridáctilo (Calidris alba)

De color pálido y que acompaña continuamente los vaivenes de las olas. ¿Estará buscando algo?

Halcón peregrino (Falco peregrinus)

Quizás sea de los Ferrari del cielo. Suele utilizar atalayas para hacer sus nidos. Puede que te hayas cruzado con alguno en este recorrido.

HITOS DESTACADOS EN DOÑANA

Cuando nos referimos a un lugar catalogado como Parque Nacional, tendremos a pensar que se trata de un enclave único y con un paisaje grandioso o espectacular, Doñana, acertaremos de lleno en lo primero, pero respecto a lo segundo tendremos que trabajar un poquito más para percibirlo. Su marca horizontalidad, su aridez en ciertos momentos del año y la monotonía aparente de sus paisajes, nos hace difícil percibir su belleza. Se diría que va mostrando sus encantos poco a poco y tan solo si uno se toma la molestia de ir desentrañando con cariño sus misterios y sus claves para ir lentamente captando como es este espacio natural y de qué forma fascinante se interrelacionan los seres vivos entre si y con su medio físico. Este es, unos de los principales atractivos de Doñana. Déjese atrapar por ellos y súmese a los innumerables viajeros que han quedado poseídos por su magia y por su original y genuina belleza. Sdad. Coop. And. Marismas del Rocío “Doñana Visitas” aspira a introducirle en el conocimiento de lo esencial para ayudarle a interpretar sus principales señas de identidad.

image description

Berrea

image description

Llegada de las aves invernantes a Doñana

image description

El amanecer de los ánsares

image description

Ya es primavera en las tierras de Doñana

image description

Paso del Abejaruco

image description

Romería de El Rocío

image description

Saca de las Yeguas

BERREA

Uno de los más hermoso espectáculos que se pueden contemplar en el Parque Nacional de Doñana “La berrea” tiene lugar a mediados o finales de agosto.

Cuando los grandes calores del mediodía van cediendo su paso a la brisa vespertina los ciervos van saliendo del monte cerrado hacia los claros y los pastizales de la vera.

Los machos proclaman a los cuatro vientos un poderío para reunir en torno en el los rebaños de hembras que guardaran celosamente su progenie hasta la primavera, en el que darán a la luz hermosos cervatillos.

Llegada de las aves invernantes a Doñana

A la espera de las tan deseadas lluvias que han inundar la marisma, reverdecer el bosque y saciar la sed a la vida.

Las aves dependen totalmente del grado de inundación de esta gran llanura aluvial, para poder intentar la cría y después tener éxito de la misma, la magnitud de dicha migración hace que cada invierno se contabilice más de 200.000 aves de paso en la zona.

El amanecer de los ánsares

Los gansos llegan a las marismas de Doñana en época invernal, cuando el frio del norte de Europa congela los campos en los que se alimentan. Persiguen el suave clima de invierno de las marismas onubenses.

Los gansos se alimentan de una raíz llamada castañuela que crece bajo las aguas de la marisma pero es una raíz muy dura para ser digerida. Por ello los ánsares tragan arena antes de comerlas, para que les sirva como de lija en la molleja y le facilite la digestión.

¡Entonces cuándo empieza el espectáculo! El alba les indica que tienen que levantar el vuelo hasta el cerro que lleva su nombre.

Ya es primavera en las tierras de Doñana

La primavera es ese momento en el que todo cobra vida nuevamente, los días se hacen más largos, las temperaturas comienza a suavizarse, los animales despierta de meses de letargo, las flores inunda paisajes de brillantes colores y los sonidos de la naturaleza no tienen donde ocultarse.

En la marisma gruñen los calamones, por detrás, grita un zampullín chico y en aguas más abiertas trompetea una focha. Arriba, trazando círculos, un buitrón pespuntea la escena con sus reclamos, agudos como alfilerazos.

Se quejan los flamencos, relinches de los milanos negros y los ladridos ásperos de las águilas imperiales sobrevuelan la copa de los pinos.

Paso del Abejaruco

A partir de finales de marzo o principios de abril, pasan en grupos de 25-30 raramente se le ve viajando en solitario su inconfundible canto no pasa nunca desapercibido para los que los conocemos y nos anima a levantar la vista al cielo.

El abejaruco es sin duda uno de los pájaros más vistosos de nuestras latitudes, fotógrafos y observadores de aves disfrutamos de ellos cada año.

Romería del Rocío

Cada año, el fin de semana del domingo de pentecostés, la aldea del Rocío es visitada por una ingente multitud de peregrinos que, tras recorrer a pie, a caballo o en carretas el camino, llegan con su hermandad para rendir culto a la virgen del Rocío. El culmen de la celebración se produce en la noche del domingo al lunes, momento que se produce “el salto a la reja”.

La aldea del el Rocío es la joya más compartida de Doñana, el lugar donde se remansan las aguas de las marismas y los aires de viejo territorio que fue asiento del mar.

Saca de las Yeguas

Una tradición cuya regulación se remonta a la ordenanza promulgada en 1504 por el Duque de Medina Sidonia y que la Asociación Nacional de Criadores de Ganado Marismeño ha conservado hasta la actualidad.

La Saca de las Yeguas es, a grandes rasgos, una faena ganadera que consiste en recoger el ganado caballar de raza marismeña que ha permanecido durante todo el año pastando y reproduciéndose en distintos enclaves del Espacio Natural de Doñana para llevarlo a Almonte, donde en los tres días sucesivos se celebra el Certamen Ganadero.

Allí, en el recinto Huerta de la Cañada, los yegüerizos realizan el resto de faenas ganaderas encaminadas a mejorar el bienestar de estos valiosos animales, únicos y característicos del ecosistema de marismas de Doñana y en peligro de extinción. Una vez finalizada la feria, los animales son devueltos a su entorno donde permanecerán en libertad el siguiente año.

Lamentamos comunicarle que las visitas guiadas con Doñana Visitas quedan suspendidas debido al COVID-19 hasta nuevo aviso.

Atenderemos sus consultas en el teléfono
+34 959 430 432 y en el e-mail info@donanavisitas.es